patatas, cultivo, bidon, horticultura

Cultivo de patatas en un cubo, barril o bidón

Mira estos libros interesantes sobre la huerta

Hoy os vamos a presentar el cultivo de patatas en un cubo o bidón para aquellos que dispongan de poco espacio y quieran obtener una buena cosecha.

La patata al igual que el tomate, la berenjena o el tabaco pertenece a la familia de las solanáceas. Su origen está en las regiones tropicales de América tropical y meridional. Debido a esto ninguna de las solanáceas comestibles resiste a las heladas, lo cual significa que en los climas fríos hay que hacerlas germinar en interior o no sembrarlas hasta que haya pasado el periodo de heladas.

A la vez que tallos aéreos, la planta tiene tallos subterráneos, los cuales se convierten en su extremidad en tubérculos. La patata es un tallo subterráneo engrosado, no una raíz. Cuando el tubérculo se expone a la luz genera en alcaloide tóxico, “la solanina”

El cultivo en un cubo o barril es un método muy eficaz para conseguir un aprovechamiento del espacio mediante cultivo vertical. La patata y el tomate poseen la característica de desarrollar raíces cuando enterramos el tallo; esto hace que a medida que la planta crece y vamos aportando tierra, esta genera raíces y nuevos tubérculos.

Podemos utilizar un cubo de basura, un bidón, un barril…etc. al que le realizamos varios agujeros en el fondo y a lo largo del perímetro con el fin de que se pueda drenar el agua sobrante del riego. Otra variante es utilizar neumáticos viejos de automóvil y  a medida que la planta crece vamos añadiendo tierra y neumáticos hasta que la planta florece.

Nosotros lo hacemos en un cubo de basura agujereado. Colocamos una capa de tierra de aproximadamente veinte centímetros en el fondo. Sembramos varias patatas con los ojos germinados hacia arriba; si tiene más de tres ojos el resto los eliminamos. Cubrimos las patatas con tierra y a medida que van creciendo vamos añadiendo capa tras capa hasta alcanzar el borde superior del cubo. Esperamos a que florezca y se seque la rama y al vaciar el cubo obtenemos una gran cosecha de patatas.

Suelo y clima

La patata prefiere tierras mullidas y aireadas. Son mejores los suelos arenosos que los arcillosos. La potasa que podemos aportar mediante ceniza es importante para obtener buenas patatas. Lo mismo ocurre con el fosfato. Con una buena cantidad de compost conseguimos una tierra equilibrada y perfecta para la cosecha.

En el caso de sembrarlas en un bancal conviene hacer una cava profunda,  si es durante el otoño anterior aportando gran cantidad de compost y materia orgánica mucho mejor.  Si no se ha podido hacer esto también da buenos resultados enterrar compost en el fondo de los surcos y cubrir este con abono verde durante la siembra.

Multiplicación

Las patatas producen unos pequeños frutos de color verde parecidos a los tomates. En el interior de estos hay semillas que si se siembran producen plantas de patata, pero nadie lo hace así. Es mejor hacerlo con tubérculos. Si se siembra una patata esta producirá otro ejemplar que a su vez dará de seis a doce patatas.

Las patatas cultivadas en climas templados cerca del nivel del mar sufren el ataque de ciertos pulgones, los cuales transmiten a la planta diferentes tipos de virosis. Si al año siguiente se planta esta semilla la cosecha irá disminuyendo paulatinamente debido a que la degeneración producida por el virus se va acumulando en cada nueva generación. La solución está en obtener semillas de un lugar libre de pulgones trasmisores, y esto se consigue cultivándolas en tierras altas o azotadas por vientos en los que los pulgones no puedan sobrevivir.

Hay que dejarlas en un lugar alejado de los rayos del sol. Con el aumento de la temperatura comienzan a despuntar los brotes.

 

Cuidados

Las patatas necesitan mucho espacio subterráneo. Si se exponen a la luz se vuelven verdes y venenosas. Lo normal es aporcarlas, para protegerlas de la luz y darles espacio suficiente para crecer y expandirse. Las patatas se mantienen erguidas durante la noche y primeras horas de la mañana por eso si realizamos esta labor a primera hora de la mañana nos resultará más sencilla.

La luz tiene una incidencia directa sobre el fotoperiodo, ya que induce la tuberización.
Los fotoperiodos cortos son más favorables a la tuberización y los largos inducen el crecimiento. Además de influir sobre el rendimiento final de la cosecha.
En las zonas de clima cálido se emplean cultivares con fotoperiodos críticos, comprendidos entre 13 y 16 horas.
La intensidad luminosa además de influir sobre la actividad fotosintética, favorece la floración y fructificación.

Plagas y enfermedades

La principal plaga es el mildiu. Cuando la patata llegó a Europa el mildiu no la atacaba. La infección de esta enfermedad comienza con temperaturas bajas y humedades relativas altas, principalmente en condiciones de cielos cubiertos y épocas de nieblas.
Es especialmente peligrosa en condiciones de humedades relativas y temperaturas altas, debido a la rápida propagación de la enfermedad, una vez ya se ha producido la infección.

El hongo inverna en tubérculos, pero también puede hacerlo en los montones del resto del cultivo, para aparecer en las condiciones climáticas propicias y extenderse rápidamente por todo el campo.

Negrón o Negrilla de la patata (Alternaria solani (Ell. Et Mart) Jones et Grout).  Provoca aparición de hojas secas a tacto con manchas rodeadas de halos bien delimitados.

Fusariosis (Fusarium solani (Mari.) App. et Wr.). Provoca podredumbre marrón en tubérculos  en periodo de conservación.

Viruela de la patata (Rhizoctonia solani  Kühn.). En la parte aérea aparece un colapsa miento, y en los tubérculos, pústulas que posteriormente evolucionan a podredumbres.

Sarnas de las patatas: Sarna ordinaria o roña (Streptomyces scabies Txt.), Sarna verrugosa (Synchtrium endobioticum Schilb.). Sarna pulvurenta (Spongospora subterranea Wallr.).

Podredumbres originadas por bacterias.

Virus y micro plasmas: Forman el grupo de enfermedades de mayor importancia para el cultivo de la patata. Son causantes de la degeneración de la patata. Producen mosaicos, y diversas sintomatologías, según el tipo de virus.

Escarabajo de la patata (Lepinotarsa decemlineata Say.). Es un coleóptero comedor de hojas muy voraz, que ataca tanto en se estado adulto como su estado larvario. Es muy temido por los agricultores, ya que deja las plantas reducidas a los tallos principales.

Polilla de la patata (Phthorimaea operculella Zell). Lepidóptero que ataca a las patatas recién recolectadas. Realiza galerías en su fase larvaria.

Gusanos de alambre (Agriotes ssp.). Se fija en los tubérculos y origina graves daños

Pulgones (semiaphia dauci F.). Pueden causar graves daños como transmisores de virus.

Nematodos dorado de la patata (Heterodera rostochiensis Woll). Produce quistes en la parte subterránea que provoca debilitamiento, enanismo, amarilleamientos y bajada de producción.

Otras plagas polífagas no específicas:
Gusanos grises (Agriotis ssp.),
Rosquilla negra (Spodoptera littoralis Boisd.),
Araña roja (Tetranichus cinnabarinnus Boisd.).

 

Recolección y almacenamiento

Se recolectan en cualquier momento después de haber florecido. El periodo de crecimiento está entre los 90 y 150 días desde la siembra.  Durante el invierno las guardamos en un lugar fresco y oscuro para ir consumiéndolas poco a poco.  Nosotros las colocamos en cajas, pero también se pueden apilar,  o colocar en sacos de malla abierta.

 

Beneficios de la Patata

Las patatas proporcionan al organismo una fuente esencial de combustible y energía, lo que justo lo que necesitamos, incluso cuando estamos a dieta. De acuerdo con un estudio publicado en la revista British Journal of Nutrition, las patatas están mal clasificadas como alimento de alto en el índice glucémico, que clasifica a los carbohidratos de una a 100 de acuerdo con la rapidez con que se descomponen durante la digestión en glucosa básica.

Son Fuente de vitamina

  • Regulan Presión arterial
  • Previenen Enfermedades cardiovasculares
  • Disminuyen el Estrés

Valor nutricional por cada 100 g

Calorías – 80, Grasa – 0,2 g, Proteínas – 2,5 g, Hidratos de carbono – 18 g

Videos relacionados:


Posted in Cultivos and tagged , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *